spot_img

Tu Yakult te ayuda contra COVID: la clave son los probióticos, según estudio

on

|

views

and

comments

De acuerdo con un estudio, los probióticos como los que contiene el Yakult evitan que otras bacterias causantes de enfermedades como el COVID infecten nuestro intestino.

Probablemente has oído hablar de los probióticos, las “buenas bacterias” que pueden beneficiar nuestra salud, y ahora un nuevo estudio señala que podría ayudar contra el COVID. Los consumimos de diferentes formas, a menudo en alimentos comercializados como saludables. Estas bacterias pueden encontrarse en cápsulas de suplementos como tu Yakult, yogures, bebidas o incluso barras de bocadillos.

Actúan ayudando a evitar que otras bacterias causantes de enfermedades infecten nuestro intestino.También pueden interactuar con lascélulas inmunitarias de nuestro intestino, lo que ayuda a regular la actividad de las células en el complejo entorno intestinal, lo cual es importante para prevenir la inflamación no deseada que puede desencadenar la enfermedad inflamatoria intestinal. La investigación también ha demostrado que los efectos de los probióticos pueden ir más allá del intestino, regulando también las respuestas inmunitarias en los pulmones.

En este momento, nuestro sistema inmunológico se enfrenta a la amenaza constante de tener que luchar contra el coronavirus, que circula a niveles récord en todo el mundo desde la aparición de la variante omicron altamente infecciosa. Hay tratamientos limitados disponibles para las personas que se enferman gravemente, y las vacunas actuales no son muy efectivas para prevenir infecciones en personas que no han recibido un refuerzo recientemente.

Pero si los probióticos afectan positivamente nuestro sistema inmunológico y sus efectos no se limitan al intestino, ¿podrían ofrecer una forma económica y accesible de ayudar a nuestros cuerpos a combatir el COVID?

Los probióticos conducen a una recuperación COVID más rápida 

Un ensayo reciente realizado en México mostró que las personas con coronavirus que tomaron una combinación específica de cuatro cepas bacterianas probióticas se recuperaron más rápido en comparación con las que tomaron un placebo. Los que recibieron probióticos también aumentaron las respuestas de anticuerpos al virus que alcanzaron su punto máximo antes que el grupo del placebo.

Es importante destacar que los que tomaron los probióticos tuvieron menos síntomas y cantidades más bajas del virus en sus cuerpos 15 días después de la infección inicial en comparación con las personas que tomaron el placebo.

Estos resultados alentadores son algunos de los primeros en mostrar que los probióticos podrían ayudar a nuestro sistema inmunológico a combatir el COVID. Los autores sugieren que la suplementación con probióticos podría ayudar a las personas a recuperarse más rápido. Esto podría reducir los períodos de autoaislamiento impuestos actualmente a las personas infectadas en numerosos países del mundo.

Dicho esto, debemos tener cuidado al interpretar estos resultados. A pesar de ser un ensayo clínico doble ciego controlado con placebo (generalmente considerado como el estándar de oro para probar tratamientos médicos), tenía algunas limitaciones. Excluyó a los mayores de 60 años y no tuvo en cuenta el estado de vacunación de los participantes del ensayo. Esto significa que aún no sabemos si los probióticos brindan algún beneficio a quienes corren mayor riesgo de desarrollar una COVID grave.

Además, tomar probióticos puede ser inapropiado para personas con un sistema inmunitario debilitado. Esto se debe a un mayor riesgo potencial de infección resultante del consumo de grandes cantidades de bacterias vivas.

Un eje de inmunidad

La investigación ha descubierto un posible efecto positivo, pero ¿podemos explicar por qué sucede esto? ¿Cómo es que las bacterias que llegan a nuestro intestino terminan ayudando a la respuesta inmune contra el COVID en los pulmones?

Los inmunólogos creen que tienen una respuesta. Han propuesto la idea de un eje inmunitario intestino-pulmón. La teoría es que las células inmunitarias expuestas a los probióticos en el intestino podrían ser activadas por estas bacterias y luego viajar al pulmón tras la infección. En COVID, estas serían células B , los glóbulos blancos que producen anticuerpos. Podrían ser “preparados” en el intestino para producir más anticuerpos cuando encuentren el virus en el pulmón o la nariz.

Sin embargo, antes de que los probióticos puedan considerarse adecuadamente para tratar la COVID, se necesitan más estudios para validar estos resultados. Los ensayos clínicos que utilizan probióticos para tratar enfermedades a menudo producen resultados variables, ya que los efectos de las bacterias probióticas en las células inmunitarias pueden ser muy específicos de las bacterias utilizadas. También se deben realizar ensayos en diferentes grupos de personas para ver qué efecto tiene la bacteria, ya que sabemos que el COVID es más grave en unos que en otros. El origen étnico se ha asociado con la mortalidad por COVID, por ejemplo.

Ciertamente, actualmente no hay evidencia directa de que las cepas bacterianas probióticas contenidas en un yogur probiótico comercial tengan el mismo efecto que los probióticos probados en el estudio mexicano. También es importante recordar que no todas las bacterias probióticas contenidas en los alimentos pueden estar vivas en el momento en que se consumen, lo que podría afectar su potencia.

¿Qué comer ahora?

Mientras se reúne la evidencia sobre los probióticos, mientras tanto, otra forma de cuidar las bacterias intestinales es comer una dieta saludable rica en fibra. La investigación más reciente muestra que aquellos que consumen una dieta saludable rica en frutas y verduras tienen menos probabilidades de desarrollar COVID grave. Una dieta rica en fibra que estimule las bacterias intestinales puede incluso ayudar a su sistema inmunitario a generar una respuesta más fuerte a la vacunación contra el COVID.

Dado que es probable que la COVID siga siendo muy frecuente en el mundo en el futuro previsible, los probióticos tienen el potencial de convertirse en una herramienta útil en nuestra lucha contra la enfermedad. Sin embargo, antes de que todos corramos a nuestra tienda local de alimentos saludables para abastecernos, debemos esperar a que la investigación confirme qué tipos de bacterias probióticas podrían ayudar a nuestro sistema inmunológico y quién se beneficiaría más al consumirlas.

*Para leer la publicación original haga clic aquí.

*Pablo gill, Becario Postdoctoral en Enfermedades Microbianas, UCL y Andres Smith, Cátedra de Ciencias de la Salud Oral, Instituto Dental Eastman, Facultad de Ciencias Médicas, UCL.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

Compartir

Más noticias

Busca diputada ampliar periodo de vacaciones para trabajadores del estado

• Con reforma a la Ley Estatal del Servicio Civil de Veracruz, Maribel Ramírez Topete prevé dos periodos anuales de descanso, con goce de...

Presidente anuncia visita de Joseph Biden, primer mandatario de Estados Unidos, en enero de 2023

El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que en los primeros días de enero de 2023 su homólogo de Estados Unidos, Joseph Biden, visitará México con...

VA PROFECO CONTRA SHEIN Y OTRAS MARCAS POR VENDER ROPA “CHAFA”.

A través de un reporte, la Procuraduría Federal del Consumidor emitió un listado de las marcas de ropa de peor calidad consideradas “chafas”, debido...

Lo más reciente

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí